sábado, 2 de agosto de 2014

Denles de comer ustedes mismos

Hoy nos toca ver la multiplicación de los panes. Jesús pareciera hacernos ver algo más de lo evidente.
Los discípulos ven mucha gente, que el día se alargó, que están cansados y sin darse cuenta (como muchas veces nosotros) dicen “basta por hoy”. La forma (seguramente inconsciente) es decir “es tarde, no tiene para comer”. ¿Cuántas veces no estamos en la misma situación, diciendo interiormente “cuándo terminara”?
Jesús se da cuenta y los invita (y nos invita) a un esfuerzo más que nos hagamos cargo de la situación: que en vez de invitar a otros a moverse que nos movamos nosotros. Y ahí otro impedimento a manera de excusa “no tenemos más que 5 panes…”. La única respuesta es “tráiganmelos aquí” y se produce el milagro.
El MILAGRO no es solo que hubo pan en abundancia sino lo que produjo en los corazones y a lo que nos invita la palabra a cada uno.
Nos invita a no bajar los brazos y a asumir nuestras dificultades y la de los demás sin “patear la pelota”. Nos dice “hacelo vos”. ¿Cuántas veces pensamos que otro lo hará? Recemos pidiendo a Dios que nos ilumine para darnos cuenta cuando no estamos asumiendo lo que la realidad y el mismo Dios nos pide
Nos invita también a la generosidad y solidaridad. Que cada uno de nosotros ponga los 5 panes y 2 peces personales para que SEÑOR los multiplique. Sin lo que ofrecemos no hay milagro posible. LO POCO EN MANOS DE JESUS SE HACE MUCHO.
Nos invita a descubrir que si cada uno pone lo poco suyo, habrá mucho que es la sumatoria de lo de todos
Pidamos a Jesús nos haga descubrir las necesidades que nos rodean, que podamos asumirlas y desde nuestro poco animarnos a contribuir a cambiar la realidad.
Termino con una frase de Pablo en la carta a los Romanos que leemos hoy que nos pueda ayudar mucho: “¿Quién podrá entonces separarnos del amor de Cristo? ¿Las tribulaciones, las angustias, la persecución, el hambre, la desnudez, los peligros, la espada? Pero en todo esto obtenemos una amplia victoria, gracias a Aquél que nos amó.”
Todo lo podemos en el Señor. A no bajar los brazos y a sumarnos a la aventura de construir el Reino de Dios.






No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.