sábado, 16 de agosto de 2014

Nuestra fe nos llama...

El evangelio este fin de semana nos invita a mirar tanto a Jesús como a la mujer que insiste pidiendo al Señor. Ella no era judía y sabía que era difícil lo que estaba pidiendo, de hecho el mismo Jesús lo expresa en su diálogo.
Lo hermoso del texto es la insistencia de la mujer que tuvo el premio esperado y también un elogio inesperado: «Mujer, ¡qué grande es tu fe! ¡Que se cumpla tu deseo!». 
La Palabra nos invita a no bajar los brazos y no dudar que Dios escucha y acompaña los deseos más profundos del corazón. No dudemos de gritar como la mujer: «¡Señor, socórreme!».
La fe no es algo exclusivo de un grupo de selectos, sino el regalo de Dios que nos hace tener confianza en el Señor que sabemos está y nos acompaña.
¡Regalanos Señor la fe y la confianza de esta mujer!

Si te interesan acá están las lecturas de este domingo:  http://padrejavierklajner.blogspot.com.ar/2014/08/lecturas-del-domingo-18-de-agosto.html


Este fin de semana para nosotros es muy especial porque celebramos la fiesta de San Roque, nuestro patrono junto a la Madre de Dios.
Roque siendo rico entregó sus bienes a los pobres y se puso al servicio de los demás. Como peregrino se puso de camino para compartir la fe y la vida.

Esa fe y amor al Señor se hizo servicio en los enfermos afectados por la peste, a los que nadie quería atender.
Enfermo por cuidar a los demás se retiró a un bosque para no ser molestia, pero la providencia de Dios no lo abandonó mandándole un perro que le acercaba el pan. La curiosidad de su dueño hizo que lo encontraran y cuidaran.
Vuelto a sus pagos, en medio de la guerra, lo confunden con un espía y va a la cárcel por 5 años. Lejos de “deprimirse” se dedica al cuidado y consuelo de los presos.
Muere en el cárcel de su Montpellier natal sin que nadie se haya dado cuenta de que era el hijo de quien había sido gobernador.
La gloria que buscó (que no es la del mundo) y a la que nos invita es de trabajo silencioso y entregado a los demás dando todo lo que tenemos y somos.
Sigamos trabajando, mirando y aprendiendo de Roque peregrino, dedicado a los necesitados de hoy.
Que San Roque y la virgen nos cuiden.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.