sábado, 26 de septiembre de 2015

Comentario el evangelio del Domingo 26 durante el año (27-09-2015)

Les comparto el evangelio de este domingo para ir poder ir "rumiando la Palabra", intentando descubrir a que nos invita. Después de la lectura te dejo algunas ideas-puntas que quizá te ayuden a rezar.

¡Qué tengan un lindo fin de semana y abundantes bendiciones!
Javier

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Marcos     9, 38-43. 45. 47-48
 
    Juan dijo a Jesús: «Maestro, hemos visto a uno que expulsaba demonios en tu Nombre, y tratamos de impedírselo porque no es de los nuestros».

    Pero Jesús les dijo: «No se lo impidan, porque nadie puede hacer un milagro en mi Nombre y luego hablar mal de mí. Y el que no está contra nosotros, está con nosotros.
    Les aseguro que no quedará sin recompensa el que les dé de beber un vaso de agua por el hecho de que ustedes pertenecen a Cristo.
    Si alguien llegara a escandalizar a uno de estos pequeños que tienen fe, sería preferible para él que le ataran al cuello una piedra de moler y lo arrojaran al mar.
    Si tu mano es para ti ocasión de pecado, córtala, porque más te vale entrar en la Vida manco, que ir con tus dos manos al infierno, al fuego inextinguible. Y si tu pie es para ti ocasión de pecado, córtalo, porque más te vale entrar lisiado en la Vida, que ser arrojado con tus dos pies al infierno.
    Y si tu ojo es para ti ocasión de pecado, arráncalo, porque más te vale entrar con un solo ojo en el Reino de Dios, que ser arrojado con tus dos ojos al infierno, donde el gusano no muere y el fuego no se apaga».
 
Palabra del Señor.



En un lenguaje claro el Señor Jesús nos invita, como  lo hizo a los discípulos a ir un poco más lejos:

1) Primero los discípulos haciendo el "ellos" y "nosotros" muy común en nosotros. Jesús invitando que el "nosotros" los incluya a "ellos" haciéndonos ver y descubrir lo que suma y no resta. ¿Cómo soy yo en este punto? ¿A qué me invita el Señor?

2) Segundo: el escándalo a los pequeños. La respuesta de Jesús es terminante. Yo, ¿cuido el no escandalizar? ¿Soy testimonio de este Dios Misericordia? ¿Los gestos del Papa Francisco de este último tiempo no van hacía ahí? ¿A que me invita Jesús?

3) Cortar lo que me lleva al pecado. Más vale que no vamos a tener que cortar nada: sería terrible ya que estaríamos muchos (si no todos) tuertos, mancos o sin alguna pierna. ¿Qué aquello con lo que tengo que cortar? No necesariamente tiene que ser algo grave o un pecado terrible, sino ¿qué cosas me esclavizan? ¿A qué cosa estoy atado?



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.