jueves, 23 de enero de 2014

Misa en Santa Marta

Termina otro dia de gracia.

Continúan las delicadezas de Dios en el rostro y los gestos de Papa.

"Te quedas  a desayunar" me dice cuando lo saludos después de la misa, "con tu mama".

Habia comenzado todo temprano, podríamos decir casi sin dormir. No habia podido (aun no lo hago) terminar de asimilar lo vivido en la plaza San Pedro. 

Ese mate, saludo, bendición y cercania parra con mamá y conmigo; los saludos y mensajes de tantos, estaban dando vueltas en el corazón y la cabeza.

A la mañana estaba lleno de mensajes con intenciones que junto a las que traía de la parroquia y amigos, se metieron en la mochila. Estuvieron en la misa y en el saludo en sus manos (ojala consiga esa fotos).

Mas sobreabundancia de cariño de Dios encarnado en ese buen hombre que como rostro paterno de Dios invitaba a la mesa.

Mesa sencilla en todo sentido. Solo cuatro: mamá,  el padre Eduardo Taussig (obispo de San Rafael), el Papa y el q escribe. Luego se sumo Fabián Pedacchio, facilitador de este regalo. 

Algo para tomar,  un yogur, una fruta y la sencillez de una charla como las que teníamos cuando visitaba una parroquia,  cuando te juntabas a charlar.

El mismo de siempre, pero en Roma y siendo Papa.

Dos dias de gracias. Llenan el corazón y llevan esa bendición a todos por los que rezamos.

Algunos quizá pensábamos que perdiamos al obispo,  creo hoy mas que nunca que esta humanidad huérfana tiene un padre.

Bendiciones para todos

5 comentarios:

  1. por supuesto que seguiremos rezando por el ! Abrazo. El Bala.

    ResponderEliminar
  2. Se me nublan los ojos... que honor... Gracias por compartirlo.

    ResponderEliminar
  3. Què emociòn!!!!!! Alegrìas por ello!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  4. Que hermoso! Gracias Javi por compartirlo. Tan sencillo y tan enorme como lo que decis La humanidad toda ganó UN INMENSO PADRE!!!

    ResponderEliminar
  5. Javi, esto es fruto de tu entrega y sacrificio en pos de todos. Sos un ser excepcional y por eso estás disfrutando estas experiencias inolvidables. Doy gracias por haberme cruzado en tu camino. Un gran abrazo. Pablo Cánovas.

    ResponderEliminar

Se ha producido un error en este gadget.